"Luz de Parapanda" nace como un nuevo concepto de entender nuestro producto más preciado: el zumo de aceituna de alta gama. Un zumo que atesora experiencia y buen hacer, cualidades forjadas a lo largo de más de tres generaciones de agricultores que han transmitido su sabiduría en la obtención del mejor fruto.

Nuestros aceites, adscritos a la denominación de origen protegida "Poniente de Granada", se elaboran en una zona montañosa ubicada en la parte septentrional de la comarca de Loja. Entre los pueblos de Alcalá La Real (Jaén), Montefrío (Granada) y Priego de Córdoba (Córdoba). Una zona angosta y difícil de mecanizar, donde los métodos tradicionales utilizados en el cultivo del olivar aún perduran.

Nuestros olivos, algunos de ellos con más de 200 años de antigüedad, son cuidados y mimados desde el primer día. Las técnicas de cultivo están encaminadas a la obtención de producciones de aceituna sostenibles, en las que combinamos tradición y tecnología, buscando siempre el máximo respeto por el medio ambiente (concretamente, la preservación de nuestros suelos y la biodiversidad en nuestros campos).

Durante la concepción de nuestra marca ("Luz de Parapanda") y de sus productos, hemos querido transmitir la esencia de nuestra región y de sus habitantes. Sin duda, el olivo ha sido y será uno de los símbolos de arraigo más importantes de nuestra tierra, dando la posibilidad de mantener un estilo de vida que "mira al campo" y que, a su vez, ha dado prosperidad económica y en definitiva, dignidad a sus habitantes. El olivo es pues, el elemento vertebrador que ha llenado de "Luz" y esperanza a esta región de Andalucía.

Desde las fincas de nuestros padres, abuelos y resto de familiares y antepasados (Las Aguileras, Los Centenos, La Matanza, La Pedriza, etc) se divisa una montaña al fondo, siempre omnipresente, situada en el término municipal de Illora. Una montaña que forma parte de la Cordillera Subbética y que es la barrera natural de los fríos vientos del sur provenientes de Sierra Nevada. Cuando en ella se divisaban nubes que amenazaban lluvia, se dice que los antiguos del lugar utilizaban la expresión "Para pan dará", en relación a las posibles lluvias que dichas nubes pudieran dejar en la comarca. De ahí su nombre actual, "Sierra Parapanda".

Por último, queremos recordar la memoria de nuestros ancestros, familias Pérez, Hinojosa, Durán, Nieto y Centeno, sin cuyas aportaciones, este proyecto nunca hubiera sido posible.

COMPRAR